¿MARIDAJE o POLIAMOR?

Escrito por en Mar 31, 2016 | 1 comentario

El polémico término “maridaje” referido al mundo del vino y cada vez con más adeptos, encierra, bajo nuestro punto de vista, conceptos equivocados:

Maridar viene de marido (del francés “maridage”).

La RAE lo define como: ” Enlace, unión y conformidad de los casados”

Desde EL DINOSAURIO, abogamos por la utilización de un lenguaje no sexista, y el término nos parece  claramente machista. Si hay esposos y esposas, no existe en nuestra lengua un término equivalente en femenino, no hay “maridas”, luego denota claramente un concepto machista en el lenguaje.

Por otro lado, al igual que el concepto de matrimonio o casamiento, el término maridaje implicaría la unión biunívoca de un vino con un alimento, cuando nada hay más falso. Mil vinos armonizan con mil alimentos, y al revés, con lo que el concepto de casamiento queda destrozado desde su base.

Los “Dinosaurios”, considerando los puntos anteriores, preferimos utilizar el término: poliamar (*). La posibilidad de que un vino pueda ser armonizado con muchos alimentos, y muchos alimentos con muchos vinos nos parece un concepto muchísimo más acertado y hermoso, y además elimina esos micromachismos del lenguaje con los que hay que terminar.

Pero hay otras voces que claman por el cambio de término.

Critov Leuman, crítico de vinos y filósofo hipermodernista, también director de Enofilia, una organización de carácter filantrópico que promueve la cultura del vino, habla del “maridaje”:

He aquí la postura oficial de Enofilia acerca del equívoco que inunda actualmente el territorio gastronómico de nuestro país.

Imaginemos que revisamos la sección de sociales de algún periódico y nos encontramos con la noticia de que el Sr. Pride Cabernet se acaba de casar (maridar) el pasado viernes con la Srita. Menú Equis, y vemos la foto de la feliz pareja. Lindo.

Al día siguiente, el periódico nos informa que el Sr. Pride Cabernet se casó el sábado con la Srita Menú Ye, y también hay una foto donde aparece el mismo Sr. Pride Cabernet, pero acompañado de otra chica distinta del día anterior.

Por si fuera poco, un día después abrimos la sección de sociales y resulta que el Sr. Pride Cabernet se casó el domingo con la Srita. Menú Zeta.

De la bigamia a la poligamia. ¿De qué se trata?

En cambio, imaginemos ahora que el grandioso violinista Gidon Kremer ofreció tres actuaciones en nuestra ciudad. El viernes tocó las sonatas para violín y piano de Brahms, acompañado por Martha Argerich. El sábado volvió a tocar con ella, más Yo-Yo Ma, para interpretar los tríos de Beethoven. Por último, el domingo, la Filarmónica de Jalisco lo acompañó con el concierto de Mendelssohn. Perfecto. Kremer no está casado (maridado) ni con la pianista, ni con el chelista, ni con la orquesta, y puede armonizar con todos ellos, al igual que la pianista, el chelista y la orquesta pueden armonizar sin Kremer, entre ellos o con alguien más.

Una cosa son los maridajes y otra las armonías, recitales y conciertos.

En Enofilia, ni promovemos los maridajes entre seres humanos, ni vamos en contra de ellos.
Nuestro tema central es la gastronomía, que se parece bastante a la música.

¿Acaso la pobre educación musical de nuestro medio encuentra resonancia en la pobre educación gastronómica?

En gastronomía, el maridaje es absurdo.

Organicemos recitales gastronómicos donde podamos multiplicar y compartir los infinitos placeres y armonías de los vinos y la cocina.

Y, por favor, ya dejen de hablar de maridajes.

Seamos razonables.

  • Poliamor es un neologismo que significa tener más de una relación íntima, amorosa, sexual y duradera de manera simultánea con varias personas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados

1 Comment

  1. Aldo
    mayo 13, 2016

    Es curioso que asignen “marido” una connotación machista por el simple hecho de que no exista la palabra “marida” para la mujer casada.
    Y es curioso también el porqué no existe la voz femenina.
    El hecho es que “marido” es aquel que está unido a una mujer, ya que la raíz mar-maris significa mujer y el sufijo -to, del cual deriva maritus y marido, vincula con. Por lo tanto marido es el hombre que está vinculado con una mujer.
    Como vemos antes que masculino la palabra tiene un orígen femenino y es probablemente un relicto lingüístico de épocas matriarcales.
    Del mismo modo que “matriminio” tiene su origen en “matris”; madre.
    No todo en sexismo en esta vida, gracias a Dios!!

    Reply

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR